Mireya López, MSc

Gerente Técnico de Avicultura LATAM

Médico Veterinario, Master en Nutrición Animal de la Universidad Central de Venezuela

La producción mundial de pollo ha crecido de manera importante en los últimos años, siendo América la región más productiva, aunque en los últimos años su crecimiento ha sido más lento que el de otras regiones (figura 1).  Un pronóstico, a largo plazo para la carne de aves, prevé un crecimiento continuo de alrededor de 2 por ciento al año. En el caso particular de Colombia, dicho rubro está considerado como el más prometedor con un crecimiento en el 2018 de casi 4% en la producción de pollo a comparación del año 2017, según la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (FENAVI).

Desafortunadamente, el sector enfrenta algunos retos, siendo uno de los más importantes la presencia de algunas enfermedades infecciosas, tales como la Salmonellosis aviar, ocasionada por la Salmonella spp. Ésta constituye una de las mayores pérdidas económicas para el área, no solo por la mortalidad que genera, sino por los decomisos en planta de beneficio y los altos costos en tratamientos y programas preventivos (Jaimes-Olaya, Javier et al., 2010)

Salmonelosis aviar

Salmonella es un género de bacterias de la familia Enterobacteriaceae, Gram -, anaerobias facultativas, no esporuladas y provistos de flagelos (excepto S. gallinarum y S. pullorum). Se encuentran tanto como comensales o patógenos del tracto gastrointestinal de mamíferos domésticos y salvajes, aves, reptiles e insectos. Se han identificado hasta la fecha 2659 serotipos. Dentro de éstas existen serovariedades que infectan a las aves y son especie específica (Salmonelas inmóviles).

Tienen una capacidad de supervivencia alta, presentando máximo crecimiento a 35 – 37 ºC (rango de 5 a 47ºC, a 10 ºC disminuye); pH óptimo entre 6,5 y 7,5 (rango 4.5 a 9). Soporta congelación o desecación y puede persistir durante meses o años en sustratos orgánicos.

La transmisión puede ocurrir por diferentes causas tales como:

  • Introducción de nuevos animales
  • Agua y sistemas de alimentación contaminados, habiendo algunas materias primas con mayor riesgo como las tortas de oleaginosas y sus subproductos, la soya integral y las harinas de pescado
  • Instalaciones y bioseguridad inadecuada
  • Animales portadores que pueden excretar altos niveles de Salmonella

Consecuencias en la producción avícola

La Salmonelosis ocasiona pérdidas económicas significativas al sector. Además, genera una preocupación importante para el área avícola, debido a su importancia como zoonosis y su relevancia en planes de salud pública. Los productos de origen avícola son considerados como una de las principales fuentes implicadas en el contagio de enfermedades de transmisión alimentaria (ETAs) al humano a nivel mundial (Salmonellas móviles). Esto es debido a su ubiquidad y habilidad de adaptación sobre cualquier huésped, así como a una asociación entre la prevalencia de infecciones por Salmonella sp. en aves de corral y un aumento del consumo de productos de origen avícola en todo el mundo (Gast, 2013).

Según el Dr. Albert San Gabriel (2013) el 30% de las granjas de pollos y el 50% de las de puesta en España, están infectadas de Salmonella, con prevalencias variables (Datos estimativos del CESAC),

Impacto socio-económico del control de Salmonella en la producción avícola

En Colombia, Romero et al. (2003) estimaron los costos de la enfermedad, teniendo en cuenta, tanto las pérdidas como los costos de control, basados en los precios del mercado colombiano para el año 2003, siendo los resultados los siguientes:

Granjas de reproductoras y abuelas: costo por ave aproximadamente de $0.50, que, considerando la población nacional, puede superar a los dos millones de dólares año.

Incubación: un total aproximado de $320,000.

Carne de pollo: los autores reportan que la inversión es poca y hay una percepción de no presencia de la enfermedad, sin embargo, se invierte en bio-seguridad $0.07.

Producción de huevo: para la población total de ponedoras consideran un costo entre $60,000 y $150,000.

En cuanto al consumidor, los costos asociados a Salmonella spp, se estimaron por el orden de doce millones de dólares.

Control de la enfermedad

Debido a lo antes expuesto se hace primordial instaurar medidas de control, siendo la mejor alternativa la implementación de soluciones estratégicas de dos vías, dirigidas a la prevención del consumo de Salmonella y a la protección contra la recontaminación y prevención en la excreción de la mencionada bacteria.

Dichas medidas deben contemplar:

  • Implementación de programas estrictos de bioseguridad
  • Tecnificación de los procesos productivos (todo dentro todo fuera)
  • Monitoreo frecuente a través de análisis microbiológicos
  • Reducción de lotes contaminados
  • Tratamientos preventivos: planes vacunales y uso de aditivos en el alimento tales como: oligoelementos (Cobre y Zinc), ácidos orgánicos de cadena corta y media, extractos de plantas y aceites esenciales, prebióticos, probióticos, péptidos antimicrobianos, bacteriófagos, etc
  • Generalmente se recomienda el uso combinado de algunos de ellos, ya que tienen efecto sinérgico, tal como se muestra en la Figura 1
Figura 1. Efecto de la combinación de diversos aditivos antimicrobiales en el alimento

Para el caso de los tratamientos preventivos un buen ejemplo lo constituye la recomendación del programa de salud intestinal integral de Trouw Nutrition, según se evidencia en la figura 2 en donde se combinan diferentes mezclas de ácidos orgánicos buferados con minerales (Intellibond cobre) para ser usados a nivel del agua de bebida y/o el alimento.

Figura 2. Programa de salud intestinal de Trouw Nutrition

Deja un comentario