La salud intestinal es un desafío persistente para el productor de pollo de engorde, el cual representa hasta el 80% de los antimicrobianos utilizados en la producción avícola, dado que la mayoría de los otros problemas de salud se previenen con vacunas. Fundamental para garantizar la óptima absorción de nutrientes del ave, la salud intestinal es un factor clave para apoyar la inmunidad.

Escrito por:
Yvonne van der Horst, Gerente Global de Producto Presan Trouw Nutrition
Narendra Venkatareddy, Gerente Global de Producto Minerales Traza Trouw Nutrition
Barbara Brutsaert, Gerente Global de Salud Intestinal Avícola Trouw Nutrition

Dado que la mayoría de las células inmunitarias del pollo de engorde residen en el intestino en forma de GALT (tejido linfoide asociado al intestino), es de suma importancia mantener un intestino sano para promover la salud del pollo. Las investigaciones muestran que una estrategia integral de cuatro pilares (Figura 1) que aprovecha la relación entre nutrición y microbiología, inmunología y fisiología puede ayudar a mejorar y mantener la salud intestinal, a la vez que reducir el uso de los antimicrobianos. Junto con un buen alimento balanceado y el manejo en granja, el programa de manejo de la salud ayudará a los avicultores a lograr de forma constante mejores parvadas y al mismo tiempo reducir la necesidad de antimicrobianos. Además, el programa de vacunación debe estar cuidadosamente personalizado y aplicarse de forma adecuada. Mediante el uso responsable de antibióticos: lo menos posible y tanto como se necesiten, con base en antibiogramas. Un enfoque sinérgico potencia los diferentes aditivos de alimentos como parte de una estrategia de salud intestinal de cuatro pilares para apoyar la salud del pollo y al mismo tiempo reducir o eliminar los antibióticos. Como primer paso, las mezclas especiales de ácidos orgánicos pueden reducir el pH en el buche y el proventrículo a niveles en los que muchas bacterias patógenas les cuesta sobrevivir, a la vez que apoyan la digestión. Después, los aditivos especialmente desarrollados pueden fortalecer la barrera intestinal y equilibrar la microbiota. Por último, los ingredientes específicos ayudan a la inmunomodulación directamente y mediante la contribución a un tracto gastrointestinal más sano.

La combinación sinérgica

La suplementación del alimento con Presan-FY e IntelliBond C es un enfoque sinérgico comprobado y prometedor para un sistema de producción sin antibióticos  promotores de crecimiento (APC). Presan-FY e IntelliBond C se centran en dos aspectos de la salud intestinal: fortalecer la función de la barrera intestinal y estabilizar la microbiota, al mismo tiempo que mejoran la digestión intestinal y la inmunomodulación para conseguir notables beneficios en la salud y el desempeño. Un intestino bien modulado ayuda a la respuesta inmunitaria del ave cuando es necesario, sin desencadenar una reacción exagerada del sistema inmunitario.

Manejo de desafíos múltiples y complejos

La fisiología de la integridad del intestino, su comunidad microbiana y el sistema inmunitario del pollo de engorde es compleja y muy interactiva. Los enterocitos de la pared intestinal están conectados mediante una estructura proteínica llamada unión intercelular hermética o zona de oclusión, que mantiene una barrera entre las células intestinales. Esta unión intercelular hermética controla qué sustancias se les permite desplazar por la barrera, mantiene a las valiosas proteínas del lado correcto de la pared celular para que se den las funciones celulares esenciales. Los ingredientes de Presan-FY están cuidadosamente seleccionados para apoyar la barrera de la pared intestinal. Presan-FY es una mezcla sinérgica de un compuesto fenólico, C12 de liberación lenta, butirato de liberación dirigida, ácidos grasos de cadena media (AGCM) y ácidos orgánicos. Presan-FY apoya la barrera de la pared intestinal y reduce la cuenta bacteriana total en el intestino, al mismo tiempo que fomenta una microbiota variada y estable.

La actividad microbiana afecta al crecimiento y la eficiencia ya que los microbios en el intestino compiten con el huésped por los nutrientes. Una reducción de la actividad microbiana del intestino es el principal proceso fisiológico sugerido que se usa para explicar los efectos de los antibióticos promotores del crecimiento (APC) en el mejoramiento del desempeño animal. Una mayor concentración de microbios intestinales también disminuye la digestibilidad de la grasa al desconjugar los ácidos biliares. Esto ocasiona una menor absorción de lípidos y produce metabolitos tóxicos que inhiben el crecimiento. La proteína sin digerir que sobrepasa la primera parte del intestino también puede servir como nutriente para la microbiota más adelante en el tracto intestinal. Los metabolitos tóxicos que se producen en este proceso de fermentación impactan el recambio celular intestinal y obstaculizan el desempeño del crecimiento. Los enterocitos inmaduros o dañados son más vulnerables a la coccidiosis. Además, las células caliciformes pueden producir demasiado moco, que obstaculiza la tasa de tránsito del alimento y la absorción de nutrientes, lo que resulta en una mayor conversión alimenticia. Una comunidad microbiana variada y estable está directamente relacionada con mejores conversiones alimenticias en el pollo de engorde tanto saludable como desafiado. Una mayor diversidad de especies microbianos se asocia con una mayor resiliencia y un mejor desempeño de la producción del pollo de engorde. Las bacterias específicas también tienen distintas funciones en el tracto gastrointestinal.

Aunque desde hace tiempo se conocen los requerimientos nutricionales de los minerales traza en el pollo, los investigadores estudian cómo niveles altos de estos minerales afectan su modo de acción en el pollo, que impactan en el desempeño así como en la microbiota intestinal. Alimentar con una alta concentración (de 125 a 225 ppm) de cobre por arriba de los niveles nutricionales ha demostrado tener fuertes efectos antimicrobianos en el pollo de engorde de regiones en las que las reglamentaciones lo permiten. Sin embargo, la fuente mineral es de gran importancia. Las investigaciones así mismo indican que la estructura cristalina del hidróxido de cobre y sus enlaces covalentes fuertes, como en IntelliBond C, permite que más cobre llegue al intestino posterior y ayude a estabilizar la microbiota. Esta estructura mineral especial también proporciona una mayor estabilidad con los ingredientes de alimentos sensibles, tiene mayor eficacia y apoya mejor la salud y el crecimiento intestinal en comparación con las fuentes de sulfato y óxido.

Los estudios han demostrado además que un enfoque sinérgico ayuda a mejorar la salud intestinal, que por ende apoya el óptimo desempeño animal sin el uso de antimicrobianos. Los ingredientes de Presan-FY, alimentados junto con altos niveles de IntelliBond C, han demostrado reducir el conteo bacteriano total al aumentar la diversidad microbiana en todos los segmentos del intestino (Figura 2), y al mismo tiempo mejorar la fortaleza y estabilidad de la microbiota de todo el tracto gastrointestinal.

Resultados de desempeño iguales que con antibióticos de promotores de crecimiento (APC)

Entre 2017 y 2020 se llevaron a cabo cuatro estudios que evaluaron cómo la combinación de Presan-FY e IntelliBond C impacta el desempeño y eficacia del crecimiento del pollo de engorde en comparación con los APC. Todas las investigaciones compararon tres dietas de tratamiento: un control negativo con una dieta comercial estándar, un control positivo que incluía 50 a 55 ppm de acitracin methylene disalicylate (BMD) o bacitracina de zinc y altos niveles de Presan-FY + IntelliBond (de 125 a 255 ppm). Los estudios se realizaron en tres diferentes partes del mundo, con lo que se cubrieron diversos sistemas de producción, climas y condiciones de alojamiento. Los resultados mostraron que con Presan-FY + IntelliBond C (Figura 3) se consigue un desempeño del pollo de engorde igual que con APC.

Resultados constantes

Las investigaciones muestran que una estrategia intestinal de cuatro pilaros ayuda a la salud intestinal. Las estrategias de formulación de alimentos y de la dieta que incluyen el uso sinérgico de aditivos pueden ayudan a mejorar el desarrollo gastrointestinal y la digestión, la absorción de nutrientes y la inmunidad. La investigación controlada ha mostrado de manera constante que Presan-FY + IntelliBond C es una combinación efectiva para mejorar el desempeño del pollo de engorde para reducir los antimicrobianos.

Este artículo ha sido anteriormente presentado en la revista Poultry World.

Deja un comentario