La producción moderna de ponedoras comerciales de 500 huevos en ciclos de 100 semanas o más requieren de una alimentación adecuada y diferenciada para poder mantener la calidad del cascaron del huevo y la integridad del ave en sí. Hoy en día, es práctica común, que las gallinas ponedoras aún se alimenten con una dieta únicamente diferenciada en fases productivas o edad fisiológica.  No obstante, es un hecho fisiológico, que las ponedoras comerciales a medida que envejecen requieren de diferentes planos nutricionales, en especial de la relación de calcio a fosforo disponible, para mantener la integridad del cascaron del huevo, medido como resistencia (Kgf) y grosor (micrones).

La eficiencia de absorción intestinal de calcio dietético y la necesidad de fosforo disminuye con la edad, lo que resulta en un deterioro de la calidad de las cáscaras de huevo hacia el final del ciclo de producción. Las prácticas de manejo en el pasado incluían una muda inducida durante algún momento de la edad fisiológica de la gallina, para regenerar tejidos y dar oportunidad al ave a recuperar su constitución por medio de una nutrición diferenciada. Sin embargo, para las estirpes modernas de ciclos largos, el aumentar el nivel del calcio en la dieta no es suficiente para mantener la calidad de la cáscara.

En los ciclos de producción de huevo prolongados, se puede contar con un nuevo sistema de alimentación para resolver la disminución de la eficiencia de la utilización de nutrientes en las gallinas viejas. Es asi como en el Centro de Investigación de Trouw Nutrition en España se desarrolló un sistema de alimentación dividida. Con el sistema Split-Feeding, se ofrecen diferentes dietas con unos requerimientos de formulación de nutrientes diferenciada, en horarios que simulan la fisiología de la formación del huevo.  

En la primera mitad del día, que corresponde a unas 5 a 6 horas posterior a la ovulación, la gallina necesita de un mayor flujo de aminoácidos esenciales para la síntesis de albúmina y la formación de las membranas alantoideas, en donde empezara el crecimiento de calcita para la formación de la cáscara. La tasa de síntesis de proteínas se duplica cuando el óvulo está en el magnum en comparación cuando se encuentra en otras partes del oviducto. A medida que el huevo entra en la glándula de la cáscara, donde ocurre la formación de la cascara, el requerimiento dietético de calcio aumenta. Split-Feeding resuelve en forma practica la suplementación nutricional de aminoácidos y otros nutrientes durante la mañana, mientas que por la tarde aporta el calcio necesario para la formación del cascaron.

Aspectos Fisiológicos y Nutricionales

Las necesidades fisiológicas de la gallina ponedora son muy distintas según el momento del día. Esta diferencia de necesidades, que apenas es considerable en otras especies, es muy notoria en el caso de las ponedoras y ello está directamente relacionado con las distintas fases de formación del huevo a lo largo del día. Es adecuado recordar la fisiología de la formación completa del huevo:

  • Ovario: Unos 30 minutos tras la puesta se produce una nueva ovulación.
  • Infundíbulo: El tránsito de la yema por el infundíbulo se realiza en unos 20 minutos.
  • Magno: La yema pasa a éste, donde permanecerá unas 3 horas y media, siendo durante este periodo cuando se secreta y forma la clara.
  • Istmo: El huevo permanece en él 1 hora y 15 minutos, más o menos, formándose las membranas testáceas y la matriz orgánica de la cáscara.
  • Útero: Es donde el huevo permanece las próximas 20 horas y en él produce la formación y la pigmentación de la cáscara.

Las necesidades fisiológicas de las ponedoras son distintas a lo largo del día y así, en el caso de poder elegir, hacen una selección de los nutrientes en función de fase de formación del huevo en la que se encuentran. Este comportamiento de la gallina es muy coherente porque su objetivo instintivo es el mantenimiento de la producción de la forma óptima, lo que consigue adaptando los nutrientes que consume a sus necesidades del momento. Cuando administramos a las aves una única dieta, conseguimos una buena producción coincidiendo con su objetivo, pero acaban consumiendo un exceso de nutrientes, lo que supone una reducción de su eficiencia. Hay varios estudios que han demostrado este diferente comportamiento alimentario de las ponedoras.

En 1972, Chah realizó una prueba donde las aves se separaron en dos grupos de la misma edad y en igualdad de condiciones, teniendo un grupo acceso a un solo comedero y el otro a tres comederos con diferentes nutrientes, uno energético, el segundo un alimento proteico y el tercero una fuente de calcio. Como resultado, se observaron gráficamente las diferencias en el comportamiento y la ingesta de nutrientes. A su vez en 1997, Lesson y Summer  demostraron que las gallinas ingirieron menos energía, proteínas y calcio cuando pudieron elegir el tipo de dieta.

Figura 1

En la figura 1 se representa el distinto comportamiento alimentario en cada uno de los grupos y el consumo total de cada nutriente en cada día. Con relación al consumo de energía, las aves tienen un requerimiento mayor en las primeras horas del día y esta necesidad no se puede satisfacer en un programa de alimentación único, esta demanda disminuye por la tarde y es aún menor al final del día.

Además de no poder cubrir los requerimientos energéticos de la mañana, la alimentación única también provoca un aumento en el consumo de energía al final de la tarde debido a la necesidad del ave de cumplir con los requerimientos de calcio. De la misma forma vemos que se produce un consumo deficiente de proteínas por la mañana y al ser un único alimento, el ave se ve obligada a tener un consumo excesivo e innecesario por la tarde. El mismo experimento muestra que esta diferencia de requerimientos es aún más evidente con relación al calcio con requerimientos mínimos por la mañana y necesidades muy altas a partir de las 4 de la tarde y que no pueden ser cubiertos en un programa de alimentación único. En relación con esto, se ha demostrado en varios trabajos como los de Mongin y Saveur (1974), Chan y Moran (1985) que la gallina tiene un mayor apetito por calcio en el periodo de la tarde.

Además de estos aspectos fisiológicos, es importante considerar los aspectos del comportamiento alimentario de las aves que tienen su mayor consumo en la tarde, y esto se puede observar en el trabajo de Keshawarz (1998). Al observar un lote en un ambiente controlado, Keshawarz verificó una mayor proporción de consumo por la tarde (Fig. 2).

Figura 2

Esta proporcionalidad de consumos y su utilización nos indica como debemos distribuir los nutrientes durante el día y como el programa de alimentación única no es capaz de atender de manera plena y eficiente las necesidades de la ponedora moderna.

Aspectos de Planta de Alimentos

El objetivo principal de la producción de alimentos balanceados para ponedoras comerciales es satisfacer los requisitos nutricionales y la conversión de macro elementos y micro elementos en alimentos humanos de alto valor. La importancia económica de los alimentos balanceados avícolas se hace evidente cuando se da cuenta de que entre el 60 y el 70 por ciento del costo total de producción de huevo es por el costo de la composición alimento balanceado. Por esta razón, la utilización eficiente de la alimentación es extremadamente importante para las estirpes modernas de ponedoras comerciales de ciclo largo.

Las ponedoras comerciales modernas tienen ciertos rasgos conductuales, fisiológicos e incluso anatómicos que pueden requerir consideración al fabricar los alimentos balanceados. Asi mismo, hay que considerar las diferentes técnicas de procesamiento de materias primas que afecten a la biodisponibilidad de algunos nutrientes, como también que impacten en el requerimiento nutricional del ave. En el caso de Split Feeding, el procedimiento de fabricación de las fases matutinas y vespertinas, asi como los periodos de producción no difiere en nada de las actuales prácticas y materias primas utilizadas de los alimentos balanceados de ponedoras comerciales. Para diferenciar las fases matutinas de las vespertinas, Trouw Nutrition utiliza un pigmento inocuo para que el alimento matutino tome una coloración naranja, que sirve para diferenciar visualmente los alimentos del programa Split Feeding. El proceso de descarga de alimento balanceado de los camiones en los silos contenedores de la granja es requiere de supervisión inicial para la colocación del alimento matutino y vespertino en el silo correspondiente.

Alimentando Ponedoras Comerciales vía Split-Feeding en la Granja

Los programas de alimentación Split Feeding, desarrollados por Trouw Nutrition, fueron diseñados utilizando dos dietas sobre la base de los nutrientes necesarios para la formación del huevo. Una alimentación matutina en la cual se sirve el 40% de la cantidad diaria con un alimento balanceado que contiene mayor energía, proteína y fósforo retenible. pero con un contenido de calcio dietético más bajo, y una alimentación por la tarde la cual corresponde al restante 60% de la cantidad diaria con un contenido de calcio dietético más alto, pero menor contenido de energía, proteína y fosforo retenible.

La ingesta diaria de alimento balanceado se considera principalmente influenciada por la concentración de energía de la dieta. Sin embargo, el patrón de ingesta de la ración diaria por hora está más estrechamente relacionado con el ritmo nictemeral y se ve afectado por el ciclo de formación de óvulos. Durante el día se pueden observar dos picos de ingesta de alimento por las ponedoras, el primero entre 4-6 h después de encender iluminación artificial y el segundo y más grande a las 14-16 h después de encender la iluminación, justo antes de que se vuelvan a apagar. El segundo pico de consumo está claramente reforzado para la formación de la cascara del huevo.

Este gran aumento en la ingesta de alimento balanceado antes de la scotofase permite que el buche actúe como reservorio. Durante la fase nocturna, libera alimento gradualmente, suministrando energía, proteínas y calcio principalmente, existiendo poca variación en el contenido de la digesta a raves del tracto gastrointestinal de las gallinas. Un período de ayuno probablemente ocurre al final de la scotofase y puede afectar el metabolismo hepático. El primer aumento en el consumo de piensos por gallinas por la mañana podría ser el resultado del ayuno nocturno, pero es de baja magnitud, lo que sugiere poca influencia del requisito de formación de albúmina. Sin embargo, las gallinas comen un poco más de alimento balanceado cuando las proteínas de la albúmina son secretadas, en comparación con el día en que no se formaron huevos y albúminas.

La ingesta diaria de alimento está influenciada por el tamaño de las partículas de los componentes dietéticos. Las aves son reacias a recoger partículas finas del alimento y que son las que contienen la fracción de aminoácidos suplementados, vitaminas y minerales. La importancia del tamaño de las partículas de la alimentación es un aspecto a menudo pasado por alto de la nutrición de gallinas ponedoras. El tamaño de partícula del alimento balanceado ofrecido a las ponedoras desempeña un papel crítico en la determinación de la ingesta del alimento, el desarrollo de órganos digestivos, la digestión y absorción de nutrientes, la salud intestinal y el rendimiento productivo. Asi mismo, es crítico que el tiempo prolongado de retención de partículas más grandes carbonato de calcio en el ambiente ácido de la molleja de la ponedora comercial, proporciona más calcio iónico disponible (Ca2+) durante la noche, que puede ser utilizado para la calcificación del cascaron de huevo. En consecuencia, el mantenimiento de reservas adecuadas de Ca en el tracto gastrointestinal reduce la dependencia de calcio esquelético para la formación de cáscaras de huevo, limitando así la movilización de reservas medulares de Ca. Por lo tanto, las recomendaciones relativas al tamaño ideal de partículas de carbonato de calcio para estirpes de ponedoras varían generalmente entre 2.0 y 5.0 mm, dependiendo del estado de producción y la edad de las aves.

Las programaciones de los controladores de los sistemas de alimentación deberán de estar sincronizado de tal forma que el alimento matutino servido entre las 6.00 y las 12.00 horas represente aproximadamente el 40% del consumo diario. La decisión de la cantidad de servicios de alimento balanceado depende o movimiento de cadena, espiral o carro de reparto dependerá del programa de gestión alimenticia establecido en la granja. Asi mismo, la distribución del alimento vespertino corresponde al restante 60% del consumo diario, repartido las veces que ha sido establecido previamente.  El ciclo se repite diariamente midiendo el diferencial del consumo, para realizar los ajustes a este si es necesario. Dado que el alimento vespertino es resaltado con un color naranja, es muy fácil distinguirlo visualmente del vespertino. Si se trata de alimento balanceado transportado en sacos, estos deberán de estar previamente identificados con un color y una etiqueta especifico. El cálculo de la cantidad de alimento por semana se establece de la cantidad diaria requerida para el número de aves alojadas en la caseta de producción y partida en los porcentajes previamente mencionados.

Conclusiones

El sistema de alimentación dividida, Split Feeding, desarrollado por Trouw Nutrition, es la mayor innovación de los últimos diez años en alimentación de ponedoras comerciales, en especial para las estirpes modernas de 500 huevos en periodos de producción largos, para mantener la calidad de la cascará y reducir costos de producción. Es una herramienta para ajustar el consumo de nutrientes de acuerdo a los diferentes requisitos a lo largo del día de la ponedora comercial. Split Feeding incorpora conceptos nutricionales adecuados para suministrar los nutrientes en un nivel óptimo con el fin de satisfacer las necesidades productivas de las gallinas en el proceso de formación de huevos. Así mismo, abre la oportunidad de una producción de huevos más rentable y sostenible, con un menor costo de alimentos balanceados y por ende de producción.


Bibliografía

CHAH, C.C.1972. A study of hens nutrient intake as it relates to egg formation in: Commercial poultry nutrition. Second edition. University Books, Guelph, Ontario. Pages: 175-178.

CHAN, C.C., and E. T. MORAN. Egg characteristics of high performance hens at the end of lay when given cafeteria acces to energy, protein, and calcium. En : Poultry Science. Vol. 64, No. 9 (sep. 1985); p. 1696-1712

KESHAVARZ, K. 1998 a. Investigation on the possibility of reducing protein, phosphorus, and calcium requirements of laying hens by manipulation of time of access to these nutrients. Poultry Science 77:1320-1332.

KESHAVARZ, K. 1998 b. Further investigation on the effect of dietary manipulation of protein, phosphorus, and calcium for reducing their daily requirement for laying hens. Poultry Science 77:1333-1346.

LEESON, S., J.D. SUMMERS. 1978. Voluntary food restriction by laying hens mediated through dietary self-selection. British Poultry Science 19:417-424.

LEESON, S., J.D. SUMMERS. 1997. Commercial poultry nutrition. Second edition. University Books, Guelp, Ontario. Pages: 175-178.

MONGIN P. B SAUVEUR “Voluntary food and calcium intake by the laying hen” British Poultry Science, Volumen 15 Issue 4 July 1974 pages 349-359


Deja un comentario